viernes, 5 de noviembre de 2010

Reto 39. Entrar en la New York Public Library y comprobar la actividad ectoplásmica del lugar a lo Cazafantasmas

RETO SEMI COMPLETADO

Cuando pisas New York por primera vez en tu vida y miras a tu alrededor, siempre tienes la misma bizarra sensación: "Ya he estado aquí antes". Todos los edificios te suenan de algo, hay bares y cines XXX que recuerdas haber visto en infumables series ochenteras, tienes la sensación de haber estado ya en el Central Park mil veces paseando con tu amante y discutiendo acerca de tu psicoanalista, y parece que Brooklyn sea el barrio donde haya vivido toda su vida tu abuela Milagros Johnson. Sin duda la ingente cantidad de basura cinematográfica consumida a lo largo de décadas ha hecho que nos conozcamos New York al dedillo sin apenas pisarla.

En la Quinta Avenida esta sensación se incrementa y cuando llegas al número 455 de esa misma calle todas las alarmas ochenteras comienzan a sonar en tu subconsciente; sí, este edificio (la New York Public Library) es la biblioteca donde Bill Murray, Dan Aykroyd y Harold Ramis se jiñan vivos en su encuentro con la espectro-abuela infernal en la película Cazafantasmas del año 84.





Cualquier persona que haya pasado una infancia ochentera en condiciones podría reconocer las escaleras de la New York Public Library sin apenas pestañear; huelen a Cazafantasmas a la legua. Sin ir más lejos, en el escaso tiempo que estuvimos allí, nos encontramos a varios grupos de freakies haciendo el imbécil y reproduciendo la escena en la cual los Ghostbusters salen escopeteados por las escaleras huyendo de su primer encuentro con el ente fantasmal. Mr.Munios, animadísimo con el ambiente que se respiraba en el lugar, se pegó unas cuantas carreras ante asombro de los locales pero no consiguió más que colocar su desayuno a la altura del gaznate.




La idea para este reto era merodear por los pasillos, localizar algunos tomos prohibidos en plan "El Libro de los Muertos" y hacer un poco el payaso dentro de la biblioteca, vamos, algo parecido a lo que hicieron hace poco estos tipejos:




Pero para fortuna de los neoyorquinos que iban a sufrir en sus carnes tamaña estupidez, nos encontramos con la biblioteca cerrada; nuestro gozo en un pozo. No quedaba más que merodear por los exteriores y esperar alguna que otra aparición espectral. En las instantáneas Mr.Borx aguardando el momento en plan playero.






Evidentemente no ocurrió nada sobrenatural, quizá lo único raro fue que el sorprendente buche de Mr.Borx tuvo antojo de un McRib cuando hacia apenas 10 minutos había ingerido un Big Mac extra large. Aparte de este episodio de gula gastronómica no pudimos catar más actividad ectoplasmática. A pesar de ello, Mr.Munios localizó esta foto de Mr.Borx que quería presentar como prueba fehaciente de una actividad sobrenatural (nótense esos ojazos rojos a lo Lucifer y esa terrorífica aura fantasmal). Pero dejémonos de pamplinas, la única actividad sobrenatural de esta fotografía es mi rugiente estómago requiriendo mierda alimentaria en formato McDonalds.









-Cuando la película se estrenó, a Ivan Reitman, se le ocurrió la brillante idea de lanzar en televisión y a nivel nacional el anuncio ficticio de los Ghostbusters que sale en varias escenas de la película, pero cambiando las tres primeras cifras del número de teléfono (555, clásico prefijo falso usado en el cine yankee) por un 1-800 (prefijo de llamada nacional gratuita) para que la gente pudiese llamar. Cuando saltaba el contestador los mismísimos Bill Murray y Dan Aykroyd decían algo así como "Hey, ahora mismo estamos fuera cazando fantasmas". Recibieron 1.000 llamadas por hora, 24 horas al día durante 6 semanas. Si analizáramos las llamadas telefónicas de la choza de Mr.Borx en el 84, seguramente nos llevaríamos una grata sorpresa y una facturaza kilométrica en concepto de llamadas internacionales.

-Los exteriores del cuartel general de los Cazafantasmas se filmaron en Hook and Ladder #8, una estación de bomberos del barrio de Tribeca de Nueva York. Dentro de ella se puede encontrar el famoso logo de los Ghostbusters así como fotografías de los actores y del equipo. Eso sí, ni rastro del disparador nuclear de protones de alta capacidad ni de la unidad PKE para medir la radiación del ectoplasma. Holy shit!





Como llegar: La New York Public Library está en el número 455 de la Quinta Avenida. La actividad ectoplasmática se concentra especialemente al atardecer. Es aconsejable tener a mano el número de los Ghostbusters: 555-2368 "WHO YOU GONNA CALL?"

[Google Map comentado]

.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bueno lo del teléfono! Es la versión ochentera de los social media o del 2.0, no? El típico contestador enorme con una pequeña cinta de cassete que se rebobina y vuelves a grabar encima.

C. Chase dijo...

Genial!!
Me alegro de que hayáis vuelto. Yo, por mi parte, prometo enmendar mi dejadez reciente.
Por cierto, me encanta el nuevo apartado de pesquisas muniosiles.

Spacori dijo...

Alex!!!! No sabía como contactar así que por aqui. ¿Va todo bien por ahi? Por saber, que con las noticias de Denver me quedé un poco frío.